Periimplantitis, síntomas y su tratamiento

 

¿Qué es la periimplantitis?

Se define como una reacción inflamatoria patológica en el tejido blando y duro alrededor de implante. Siendo uno de los motivos que afectan a la perdida de tejidos óseos e implantes dentales, aunque se puede evitar o revertir esta situación si se detecta pronto. Puede confundirse en ocasiones con la enfermedad periodontal por tener características similares, en ambos casos se puede evitar mediante la detección precoz.

¿Cuales son los síntomas?

Los síntomas que suelen presentarse cuando sufrimos periimplantitis son, sinusitis, dolor local, inflamación, sensación de adormecimiento, halitosis, percepción imaginaria de olores fuertes, fiebre prolongada y síntomas de infección.

¿Cuales son los motivos de la aparición?

Los principales motivos que favorecen la aparición de esta patología son el consumo habitual de tabaco, una mala calidad ósea o una higiene bucodental deficiente.

¿Cuál es el tratamiento?

En primer lugar, cabe destacar que existe una clasificación del nivel de afectación de periimplantitis, que clasifica principalmente en cuatro grados y dependiendo del grado se aplicará un procedimiento específico, siendo el grado cero el grado más leve y el grado tres el más agresivo.

Grado 0

En el de caso del grado 0 se observa únicamente inflamación periimplantaria, no se observa sangrado ni bolsa periimplantaria, ni movimiento de los implantes, ni perdida ósea.

El tratamiento consta de una buena higiene bucodental, usar un colutorio-gel de clorhexidina, revisar el ajuste de las prótesis y su fijación y aumentar la frecuencia de visita al dentista.

Grado 1

En el caso de grado uno se presentan los siguientes signos: mucositis e inflamación de tejidos blandos, ligero dolor, supuracion, minimo sangrado, dolor al presionar, pseudobolsa periimplantaria.

El tratamiento para el grado uno será el mismo que en grado cero pero además desmontaje, revisión y ajustes de la prótesis si fuera necesario y lavado bucal con antibióticos.

Grado 2

En el caso del grado 2 se presentas los siguientes signos: supuración-abscesificación, dolor local, sangrado y supuración espontánea, dolor al presionar, presencia de bolsa periimplantaria, presenta signos radiológicos de pérdida ósea.

El tratamiento en el caso de sufrir grado dos sera el mismo del grado 0 y 1 pero complementado con antibióticos por vía general, limpieza del hueso afectado y aplicación de técnicas de regeneración ósea.

Grado 3

En el caso del grado 3 es el más agresivo y presenta los siguientes signos: fracaso implantario, dolor local, sangrado y supuración espontánea o al sondaje, dolor al presionar, presencia de bolsa periimplantaria, movimiento del implante, signos radiológicos de pérdida ósea presentes.

El tratamiento en el caso de sufrir grado 2 será el mismo del grado 0, 1 y 2 pero complementado con la retirada temprana del implante, injertos para la regeneración el hueso y posterior colocación del nuevo implante, adaptación de la prótesis a la nueva situación.