Consejos para cepillarse mejor los dientes

En la Clínica dental Asensio sabemos que muchas personas cometen ciertos errores a la hora de cepillarse los dientes. Queremos recalcar que es una situación normal, debido no a falta de hábitos higiénicos sino a la falta de educación en el cepillado. Aunque es habitual que se den clases en colegios o en las propias clínicas dentales por parte de profesionales, en muchas ocasiones se nos olvida la información y acabamos cometiendo pequeños fallos. Estos pequeños errores pueden agravar la salud de los dientes con el paso de los años.

 

Con el fin de evitar estos problemas posibles que puede ocasionar un mal cepillado de dientes, en Asensio Odontología Avanzada, tu clínica dental en Valencia,  vamos a ofrecerte unos consejos sobre el cepillado. Esperamos que esta información resulte relevante a todos aquellos pacientes que usan cepillos manuales.

 

Movimientos verticales.

Es importante realizar movimientos de arriba hacia abajo a la hora de cepillarnos los dientes.  Precisamente ésta es una práctica poco utilizada pero imprescindible para eliminar los posibles restos de sarro que pueden quedarse entre los dientes. Sitúa el cepillo en un ángulo de 45 grados, justo entre los dientes y las encías. Efectúa los movimientos verticales, desde la encía superior a la inferior y viceversa, de una forma suave y constante. Realiza estos movimientos por toda la zona de los dientes, no sólo la delantera.

 

La cara interna de los dientes.

Precisamente descuidamos mucho esta zona porque nos resulta más incómoda de limpiar o la tenemos menos presente. Por ello, la cara interna de los dientes es la que más riesgo corre de sufrir problemas de sarro. Deberemos prestar la misma atención a la cara interna que a la externa de los dientes, utilizando los mismos movimientos horizontales, verticales y circulares.

 

 

Atención con la lengua y paredes bucales.

Mucho cuidado con estas zonas, ya que la gente por lo general tiende a limpiarse la lengua de una forma demasiado agresiva. Tenemos que proteger esta zona frotándola con mucho cuidado, pues podemos dañar las papilas gustativas sin darnos cuenta.