EMBARAZO Y LACTANCIA

shutterstock_76585687Cuida tu boca durante la gestación

No permitas que los problemas de salud bucodental arruinen tu sonrisa, futura mamá. Aprende cómo cuidar tu boca durante el embarazo.

Eso de que “cada embarazo cuesta un diente” como decían nuestras abuelas, hoy no es cierto en absoluto. Con el control del odontólogo, una buena higiene dental y unos hábitos dietéticos correctos, lo normal es que cuando nazca tu hijo puedas lucir tu mejor sonrisa sin complejos.

Eso sí, ahora tienes que estar especialmente atenta, ya que si no te cuidas, los cambios hormonales que experimentarás en estos meses sí podrían afectar a tu salud bucodental.

Problemas más frecuentes:

La gingivitis, o inflamación de las encías, es el problema más habitual que sufren las embarazadas, sobre todo en el tercer trimestre.

Las encías aparecen enrojecidas, edematosas, sensibles y sangran con facilidad al masticar o al cepillar los dientes. Se debe a la acción de la prolactina y los estrógenos, hormonas que provocan una mayor irrigación sanguínea en todo el cuerpo, incluidos los tejidos bucales. Y es más frecuente en quienes ya la padecían antes de la gestación.

No es un problema grave (el 70% de las embarazadas experimentan alteraciones gingivales), salvo si se descuida el control médico y la higiene. En este caso, como durante la gestación aumentan también las bacterias en la boca, la gingivitis podría derivar en enfermedad periodontal, una infección de los tejidos que unen el hueso al diente y que sí puede provocar la pérdida de alguna pieza.

Otra alteración que hay que vigilar en estos meses es la rápida evolución de las caries. El incremento del metabolismo, los cambios en la flora bacteriana y la mayor apetencia de la embarazada por los alimentos azucarados pueden hacer que el deterioro del esmalte avance con gran rapidez.

Para atajar estos problemas, así como para la halitosis (mal aliento, debido a los vómitos o al reflujo gastroesofágico), la sialorrea (exceso de saliva, que suele ser más ácida) o las aftas bucales (también más frecuentes en esta etapa), lo mejor es que nos visites.

Lo ideal es iniciar el embarazo con una boca sana, sin caries, sarro, gingivitis, flemones…

Existe una clara evidencia de que la enfermedad periodontal no controlada aumenta el riesgo de tener un recién nacido inmaduro o prematuro. El parto prematuro constituye un problema importante de salud, pues, aunque la mortalidad perinatal se ha reducido de forma drástica en los paises desarrollados como España, es entre los niños prematuros en los que se concentran las escasas muertes todavía existentes. Además el coste económico de las atenciones hospitalarias a estos niños es muy elevado y el sufrimiento de los padres del neonato inmenso.

Los estudios de investigación realizados evidencian que la enfermedad periodontal en embarazadas puede ser un factor de riesgo significativo de nacimientos prematuros de bajo peso. La influencia de este factor podría incluso compararse al hábito de fumar o a la ingesta de alcohol. 

Ten en cuenta que tu salud bucodental también afecta a la salud de tu hijo. En cualquier caso, pídenos una cita al principio de la gestación y visítanos al menos otra vez durante estos meses, aunque tu boca esté sana, Clínica Dental Asensio, Odontología Avanzada.

shutterstock_92165545

Embarazo y Lactancia
5 (100%) 4 votes