Las llagas bucales son una molestia recurrente que, aunque no son graves, son realmente molestas y pueden ser el síntoma de carencias nutricionales. También pueden deberse a cambios hormonales o estrés emocional, un arreglo dental o una alergia.

Incorporando los alimentos y nutrientes adecuados podemos prevenirlas y aliviar el malestar que producen:

Vitamina B2 o riboflavina que se encuentra en alimentos como la leche y el pan. Su carencia se relaciona también con la anemia y algunas afecciones de la piel

Vitamina B3 o Niacina, la puedes encontrar en las carnes rojas y blancas, pescados, cereales, cacahuetes, lácteos y huevos

Ácido fólico: muy abundante en lentejas, habas y guisantes. En muchos casos falta en el embarazo

Vitamina B12 o cobalamina. Presente en carnes, mariscos y lácteos

Vitamina C: su carencia provoca no provoca úlceras pero sí la inflamación y el sangrado de las encías, se encuentra en frutas y verduras. Los fumadores pueden tener una mayor carencia de esta vitamina.

Se puede acelerar la curación con enjuagues bucales suaves, de agua y sal o agua y bicarbonato y aplicando sobre las llagas un algodón con agua oxigenada rebajada con agua. También se recomienda el uso de aloe vera después de 15 minutos tras cepillarse los dientes, ya que planta tiene un gran poder antiinflamatorio y reconstituyente.

También se recomienda evitar los alimentos muy calientes, duros o los muy condimentados.

Si las llagas no desaparecen, se repiten demasiado frecuentemente e impiden hacer una vida normal se debe acudir al especialista para una revisión a fondo.

ALIMENTACIÓN PARA LA PREVENCIÓN DE LLAGAS EN LA BOCA
5 (100%) 3 votes