ALIMENTACIÓN

Dentista en Valencia, boca sana

Saber elegir la dieta adecuada es muy importante para la salud de nuestros dientes.

Existen algunos alimentos que son más recomendables que otros :

1.-FIBRA: se debe añadir a la dieta; cereales integrales, frutos secos, frutas , legumbres y verduras. Los alimentos que poseen fibra requieren una mayor tarea de masticación y estimulan la producción de saliva, lo que le permite actuar como un neutralizador natural. Además tienen capacidad para regular el tránsito intestinal.

2.-LÁCTEOS: beneficiosos para la salud general por su aporte en calcio, fósforo y vitamina D.

3.-MAGNESIO: forma parte de la estructura dental y es el encargado de mantener los dientes en buen estado. Se encuentra en el germen de trigo, azúcar moreno, almendras, nueces, semillas de soja, higos secos y hortalizas de hoja verde.

4.-AGUA: ocho vasos al día ayudaN a la hidratación de las encías y del resto del organismo, y estimulan la producción de saliva, que es nos defiende de las bacterias que producen la caries y la placa dental.

5.-KIWI: por su alto grado de concentración de vitamina C, necesaria para la salud periodontal y encías.

6.-APIO Y  ZANAHORIA: por su acción de limpieza, aparte de su valor nutricional.

7.-CEBOLLA: por sus compuestos sulfurosos que actúan como poderosos antibacterianos.

8.- SEMILLAS DE AJONJOLÍ: por su poder de limpieza del esmalte y su contenido de calcio.

HIGIENE DENTAL

colutorio

Consejos para cuidarte y conseguir una buena y eficaz higiene bucal:

1. Visita la Clínica Dental Asensio una vez al año, al menos, y desde edades muy tempranas, ya que la caries puede manifestarse a partir de que salga la primera pieza dental.

2. Cepíllate tres veces al día, después de cada comida. Es imprescindible que lo hagas antes de acostarte y tras levantarte por la mañana.

3. Usa dentífrico con flúor. Es recomendable utilizar una pasta dentífrica con flúor para prevenir la aparición de caries.

4. Cepíllate con cuidado. El cepillado correcto consiste en realizar movimientos cortos, suaves y elípticos, sin olvidar la línea de las encías, los dientes posteriores (de difícil acceso) y las zonas que rodean las coronas de los dientes y empastes.

5. Cambia de cepillo a menudo. Los expertos recomiendan renovar el cepillo dental cada tres meses para evitar las enfermedades periodontales.

6. Utiliza a diario hilo dental. El mejor momento para usarlo es por la noche, ya que la ausencia de salivación mientras se duerme favorece la formación de placa bacteriana.

7. Usa colutorios o enjuagues bucales. Constituyen una ayuda importante a la hora de mantener sana tu boca y evitar patologías e infecciones.

8. Dieta sana. Una alimentación variada y equilibrada también contribuye a reforzar el sistema inmune para que pueda defenderse ante cualquier infección en la cavidad bucal.

9. No abuses de los blanqueadores. Aunque resultan eficaces para dar luminosidad a las piezas dentales, cuando se utilizan de forma excesiva y continuada pueden llegar a dañar el esmalte. Consúltanos sobre el blanqueamiento dental con luz fría o visita el apartado correspondiente en esta web.

HALITOSIS

halitosis-asensio

La halitosis o mal aliento es una afección muy frecuente. Sea en forma de mal aliento ocasional, que siente casi todo adulto sano al levantarse, o sea en forma de problemas más serios o graves, se dice que la halitosis afecta a casi 50 % de una población y en muchos casos puede deberse a una afección, como una infección en la encías o una enfermedad periodontal.

Si tiene origen en la cavidad bucal las causas más frecuentes son:

Caries dentales, por acumulación de bacterias junto a restos orgánicos de la placa bacteriana que se pudren, formando sustancias que huelen mal.

Infecciones gingivales (de la encía), por una razón similar a la anterior.

Acumulación de restos de comida entre los dientes, que podemos evitar utilizando después de las comidas seda dental o cepillos para retirarlos.

Restos de comida sobre la superficie de la lengua. Es recomendable cepillar la parte superior de la lengua después del cepillado dental para evitar que los restos de comida que pueden quedar en su superficie se descompongan y produzcan halitosis.

Faringitis y amigdalitis. Cuando se inflama la garganta o las amígdalas por alguna infección, se produce un crecimiento de microorganismos y un aumento en la producción de secreciones que pueden tener mal olor (sobre todo si no se expulsan, y se acumulan)

 

¡¡Se puede combatir el mal aliento!!

Recuerda que fumar también produce mal aliento. Pregunta por nuestro tratamiento para dejar de fumar.

¡Vísitanos! Pide una cita y un dentista de nuestra clínica te dará indicaciones y te preparará un tratamiento personalizado.


Alimentación, Higiene y Halitosis
¿Te ha parecido interesante este artículo?